jueves, 3 de octubre de 2013

Nos quieren ludópatas y majaretas

 
Nos van a volver locos. Por un lado, las autoridades dicen que hagamos deporte y nos alimentemos sano. Pero en Barcelona, dentro de los autobuses urbanos van a vender chucherías y chocolatinas. También nos advierten de que el tabaco, además de muy malo, es cosa de tontos. Aunque la Comunidad de Madrid se fuma un puro, y los que hagan falta, con tal de instalar EuroVegas.
 
Y es que, por la pasta, todo vale. Como fomentar una ludopatía en Internet a la que ya están enganchados más de un millón de españoles. Y eso que jugar también es malo, pero Montoro –una especie de tío Gilito posmoderno y chuleta– echa cuentas, cada vez que puede, con todo aquello que se mueve. Y si el dinero procede del vicio, qué más da.
 
Precisamente, si algo se menea es el negocio del fútbol. Dentro y fuera de los estadios. Con deportistas sobre el césped que anuncian sin problema empresas de apuestas on line. Y en la tribuna de prensa tampoco se quedan cortos. Porque, mientras comentan el partido, los periodistas radiofónicos animan a apostar por el resultado final, quién marcará el próximo gol y lo que haga falta.
 
A la propia ministra de Sanidad, que no tiene inconveniente en buscar un apaño para Eurovegas, tampoco parece importarle la salud mental de los españoles. Y es que, solamente en 2012 –el año que se regularizó el juego on line en España– la Unidad de Juego Patológico del Hospital de Bellvitge, en Barcelona, tuvo un aumento del 13% en las consultas por adicción a los juegos de azar en Internet.
 
Como dentro de poco no va a quedar un español sin teléfono inteligente o tablet, desde los que poder engancharse a una casa de apuestas, la de psiquiatra es una profesión con futuro. Pero habrá que mirar el lado positivo. Y, de perdidos, al río. Como el Gobierno, que está obsesionado con recaudar impuestos.
 
Aunque, a fuerza de creerse el cuento de la lechera al fomentar nuestra ludopatía, tiene mosqueado al sector de las apuestas por Internet. Y es que, los que tributan en España, dicen que pagan demasiados impuestos. Será que, después de volvernos a todos majaretas, también piensan largarse a Gibraltar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada